Compartir

El conjunto de Jurgen Klopp venció 4-0 al actual campeón español, pese a la presencia como titular del volante chileno, que fue reemplazado poco antes de la cuarta conquista (un despiste impropio de un equipo como el ‘Barca’), para terminar imponiéndose por 4-3 en el marcador global en épica remontada. Acá el detalle de un hito mundial.

Por Laurencio Valderrama Poblete / Fotos: @ChampionsLeague y FC Barcelona.

Liverpool lo hizo de nuevo y protagonizó una histórica remontada para clasificar a la final de la UEFA Champions League 2018-2019, tras golear este martes por 4-0 al FC Barcelona de Messi y Arturo Vidal (titular por 74′), y ganar la llave por 4-3 en el marcador global.

El conjunto de Jurgen Klopp logró la hazaña con sendos dobletes de Divock Origi (7′ y 79′) y de Georginio Wijnaldum (54′ y 56′) para hacer estallar de júbilo a los hinchas en Anfield Road, pese a la ausencia por lesión de figuras como Mohamed Salah y Roberto Firmino.

De esta forma, Liverpool emuló la remontada de la edición 2005 ante AC Milán, cuando perdía 0-3 al entretiempo y empató 3-3, para luego forzar los penales y ganar la tanda en Estambul.

Además, el equipo inglés alcanzó su segunda final seguida, tras la caída ante el Real Madrid de la campaña pasada e irá por su sexto título de la Copa de Campeones, actual Champions League.

El equipo de Klopp espera rival entre Ajax y Tottenham. El cuadro holandés tiene la ventaja de 1-0 con miras a la vuelta en el Amsterdam Arena.

LA CRÓNICA DE LA HAZAÑA DE LIVERPOOL (Y EL PAPELÓN DE BARCELONA)

Como se anticipaba en la previa, Liverpool iba a salir con todo en busca de la remontada desde el inicio y tuvo 15 minutos iniciales llenos de vértigo y velocidad.

En ese contexto, el cuadro inglés abrió el marcador a los 7 minutos por intermedio de Divock Origi, que aprovechó un rebote del portero Ter Stegen ante un remate de Jordan Henderson. Tras ello, el portero holandés salvó un mano a mano ante Origi.

El cuadro azulgrana (que vistió de amarillo), tal como le ocurrió a su rival en la ida, se generó varias ocasiones que no pudo concretar. En efecto, a los 15′ Coutinho recibió un buen pase de Messi y sacó potente disparo, pero el portero Alisson Becker manoteó al córner.

Tras ello, vino otro remate de Coutinho que tapó el portero y, en la ación siguiente, Jordi Alba buscó a Vidal, quien fue anticipado y no pudo conectar para el descuento.

Si bien Liverpool tuvo el 2-0 con un remate de Robertson que manoteó el portero Ter Stegen (22′), el elenco inglés se replegó en cierto modo porque quería evitar el temido “gol de visita” de Barcelona, que habría definido la serie.

De hecho, el ‘Barca’ tuvo las más claras pero Lionel Messi remató desviado (45+2′) y luego el mismo Messi le metió un hermoso pase entre líneas a Jordi Alba, pero el portero Alisson Becker tapó de forma brillante (45+3′).

En el complemento el partido seguía parejo y, prueba de ello, es que Van Dijk casi anota de taco, provocando una enorme reacción de Ter Stegen (50′) y, en la acción siguiente, Messi dejó solo a Luis Suárez, pero el ex ‘Reds’ remató algo débil y provocó la tapada de Alisson Becker.

Eso fue clave porque, tras ello, vinieron los dos goles para el 3-0 parcial que dejaron emparejada la serie 3-3 en el global. El responsable fue Georginio Wijnaldum, quien anotó a los 54′ tras impactar un centro rasante desde la derecha (al cual no llegó Vidal en la cobertura) y luego en los 56′, al impactar con golpe de cabeza (56′) un centro de Shaquiri.

Con el 0-3 en contra, FC Barcelona intentó recuperar el balón y tuvo su sexta chance clara de gol. Esta vez Messi fue quien pudo ser el héroe, pero su remate a quemarropa lo tapó muy bien Alisson Becker (67′), portero brasileño que fue contratado justamente para reemplazar a Karius, villano de la final pasada.

Luego vinieron los errores y horrores de Barcelona que desencadenaron la serie. Primero la mala decisión de Ernesto Valverde de sacar a Arturo Vidal por un supuesto cansancio e incluir al discreto brasileño Arthur (74′) y, posteriormente, con un gol indigno de un club como el ‘Barca’.

En efecto, Origi anotó absolutamente solo en el área y anotó el 4-0 a los 79′ tras un corner de Alexander-Arnold. En esa acción Arnold ejecutó rápido el tiro de esquina rasante, cuando toda la zaga estaba despistada. Un gol insólito, absurdo y que terminó decidiendo la eliminatoria para Liverpool.

Incluso los ‘Reds’ estuvieron cerca del quinto, pero Shaquiri se lo perdió tras cabecear solo. Pitazo final de Cuneyt Cakir y se consolidó así una de las hazañas más grandes de la historia del Liverpool… y uno de los peores papelones en la historia de Barcelona.

De hecho, el ‘Barca’ de Vidal repitió lo ocurrido en la edición pasada, cuando el equipo quedó eliminado ante Roma luego de perder por 0-3, luego de golear 4-1 en la ida.

Lo único que le queda al equipo de Messi y Vidal, además de los dos partidos de liga, es la final de la Copa del Rey ante Valencia. El equipo está cerca de repetir el “doblete”, pero Messi no pudo cumplir la promesa de inicios de año de volver con el título de la Champions.

MÁS FOTOS DEL PARTIDO

RS/lv

Dejar Respuesta