Compartir

El campeón chileno jugó su peor partido en la era de Gustavo Quinteros y fue superado totalmente por el elenco ecuatoriano, que incluso pudo anotar más conquistas. Acá el detalle.

Por Laurencio Valderrama Poblete / Fotos: Conmebol y Cruzados SADP.


Universidad Católica sufrió una de las derrotas más humillantes y duras de su historia, tras perder por 0-5 este jueves ante Independiente del Valle, por la ida de la segunda ronda en la Copa Sudamericana 2019.

El campeón chileno jugó su peor partido en la era de Gustavo Quinteros y fue superado totalmente por el cuadro ecuatoriano, que definió el partido con un 4-0 antes del entretiempo y estuvo muy cerca de firmar un resultado aún más negativo.

Lo cierto es que, pese a contar con plantel estelar (sólo fueron bajas por lesión Kuscevic y Sáez) la UC se vio superada en todo momento y vio como a los 2 minutos se abrió el marcador con un tanto de Alejandro Cabeza, quien conectó con el pie un centro desde la izquierda de Cristián Pellerano.

Precisamente el argentino Pellerano aumentó las cifras con un potente lanzamiento penal (10′), luego que el árbitro uruguayo Andrés Cunha cobrara la pena máxima tras una salida a destiempo y posterior falta del portero Matías Dituro sobre Cabeza.

La pesadilla siguió para la UC porque a los 14′ Cabeza puso el 3-0 parcial y su doblete personal tras entrar como ‘9’ y definir tras centro rasante desde la izquierda de Segovia. Esta vez no estuvo en su noche Stefano Magnasco.

Por si fuera poco, el cuadro cruzado sufrió un gol totalmente evitable a los 20′, porque Pellerano pateó un tiro libre cruzado y bombeado que no fue conectado por ecuatorianos ni chilenos, por lo cual se le coló a Dituro, que no atinó a reaccionar. Era un impensado 4-0 en la altura de Quito.

El equipo local siguió atacando e incluso Dituro estuvo notable para tapar un remate de Dájome y, posteriormente, Landazuri se lo perdió de cabeza. La UC no pateó al arco y ni siquiera generó aproximaciones.

En el complemento se esperaba una reacción al menos parecida a la ocurrida en el 1-4 ante Libertad, donde el equipo intentó, pero el capitán José Pedro Fuenzalida remató desviado (47′). La UC repitió y profundizó los ripios mostrados en los tres partidos de visita de la Copa Libertadores, donde ganó un punto de nueve posibles.

Sin embargo, volvieron los errores en el fondo y fue así que Christian Dájome anotó el quinto, tras un mal rechazo defensivo. El colombiano batió sin problemas a Dituro en los 58′.

Con el partido terminado como expresión de lucha, el local relajó un poco las marcas y fue así que la UC casi descuenta. Sin embargo, el portero Jorge Pinos apareció para enviar al córner un cabezazo del ingresado Diego Valencia y, posteriormente, un testazo de Valber Huerta se fue al poste. Ello, en los 63′ y 64′.

Cerca del final hubo otras dos intervenciones providenciales del portero Matías Dituro, para evitar un papelón aún más histórico en el Atahualpa de Quitp. Ello, porque esta es la segunda mayor derrota de la UC en torneos internacionales, luego del 2-7 ante Emelec en Guayaquil en 1962.

La vuelta se jugará el próximo jueves a las 20:30 horas en el Estadio San Carlos de Apoquindo y la UC está obligada a golear por 5-0 para forzar los penales, por 6-0 o más para avanzar directo y por diferencia de seis goles si es que recibe uno como local. Es decir, una misión casi imposible.

Cabe recordar que el equipo de Gustavo Quinteros tendrá descanso este fin de semana, pues su duelo ante Unión Española del Campeonato Nacional fue reprogramado para el domingo 2 de junio en San Carlos de Apoquindo.

RS/lv

Dejar Respuesta