Compartir

El 11 de septiembre de 1937, la destacada jugadora nacional derrotó en la final a la polaca Jadwiga Jedrzejowska y conquistó el torneo de Forest Hills, hoy convertido en el Abierto de los Estados Unidos Us Open. Es un hito aún no superado el día de hoy. Acá el detalle.

Por Gonzalo Querol / Edición: Laurencio Valderrama P.

Anita Lizana tiene el honor de ser la primera jugadora chilena y latinoamericana en ganar un torneo de Grand Slam, al obtener un 11 de septiembre de 1937 el título de Forest Hills, certamen que actualmente está convertido en el US Open.

Ese mismo año que ganó el título en tierras norteamericanas, la entrañable jugadora nacional se convirtió en la mejor tenista del mundo según las revistas especializadas. En esa época el deporte blanco aún era amateur.

Aquella calurosa jornada del 11 de septiembre, en el césped de Nueva York, la ‘Ratita’ como era conocida debido a su baja estatura (1.59 metros), venció a Jadwiga Jedrzejowska por 6-4 y 6-2, para conquistar el torneo más importante de tenis de EE.UU.

La polaca era la favorita para el público y los medios, pero la chilena ratificó en la final su buen rendimiento en el torneo, que le permitió alzar la corona sin ceder un set.

Anita Lizana con el trofeo del Abierto de los EE.UU.

Lizana, con solo 21 años, hizo historia al ser la primera mujer latinoamericana en ganar un torneo de aquella categoría. Sin embargo, el título tuvo un costo grande, porque apenas terminó el partido la chilena se desmayó y fue asistida por personal del torneo.

La raqueta criolla, ciertamente, había sufrido un pequeño desvanecimiento debido a las altas temperaturas en Nueva York, sumado a los nervios por querer ser campeona.

VIDEO DEL TÍTULO DE FOREST HILLS (US OPEN) DE ANITA LIZANA

LA GRAN PERO DIFÍCIL CARRERA DE ANITA LIZANA

La jugadora oriunda de Quinta Normal tuvo una gran carrera: ganó 17 títulos en singles, dos en dobles y cinco en dobles mixtos. En 1936 y 1937 alcanzó los cuartos de final en Wimbledon, pero al haber ganado un título de Grand Slam siendo tan joven, se esperaba todavía más de ella.

Por un lado, el hecho de ser madre a los 24 años ‘perjudicó’ su carrera deportiva. En 1940 Lizana dio a luz a Ruth, la primera de sus tres hijas, con el también tenista escocés Ronald Ellis.

Lizana intentó volver a los primeros planos del tenis mundial unos años después, pero su intento fue infructuoso, entre otras cosas, porque justo estalló la Segunda Guerra Mundial en 1939, por lo cual los ‘Majors’ como Wimbledon y Roland Garros no se disputaron por varias temporadas.

La entrañable ‘Ratita’, ya retirada, se radicó en Inglaterra con su esposo e hijas hasta el día de su fallecimiento, el 21 de agosto de 1994, a la edad de 78 años, en la ciudad de Ferdown.

Claramente Anita Lizana, pese a las dificultades propias de la época, es la mejor jugadora de tenis en la historia chilena, aunque su título ocurriera hace más de siete décadas, se jugara a otra velocidad y el “deporte blanco” no fuera profesional. Esto fue por ser pionera en un deporte aún no masivo en aquellos años no sólo en Chile, sino en Sudamérica.

Sin duda, todos esos méritos le permitieron a esta gran tenista recibir un reconocimiento póstumo: el rebautizo del Court Central del Estadio Nacional como ‘Anita Lizana’ el 19 de noviembre de 2015… justo cuando se cumplían 100 años de su natalicio. Totalmente merecido y ‘Justicia Divina’, como diría el gran Julio Martínez.

RS/gq/lv

Dejar Respuesta