Compartir

El otrora capitán le cedió la jineta a Alexis Sánchez y tuvo una buena actuación, donde salvó tres jugadas claras de gol de un equipo de Lionel Scaloni que jugó mejor en general. El cuadro de Reinaldo Rueda tuvo puntos altos como Paulo Díaz y Sebastián Vegas, además de mejorar el juego en el complemento. Acá el detalle.

Por Laurencio Valderrama Poblete / Fotos: ANFP.cl


La Selección Chilena logró un trabajado empate 0-0 este jueves ante su similar de Argentina, en amistoso disputado en el Memorial Coliseum de Los Ángeles, Estados Unidos, que marcó el retorno de Claudio Bravo al arco de La Roja.

En efecto, el portero de Manchester City volvió tras una ausencia de 23 meses (0-3 ante Brasil el 10 de octubre en Sao Paulo) y lo hizo de buena manera, atajando al menos tres ocasiones claras de gol. Además, Bravo tuvo buen juego de pies y por arriba descolgó siempre acertadamente.

El partido fue muy friccionado en general, con 10 tarjetas amarillas (cuatro para La Roja), pero en ese contexto fue superior el equipo de Lionel Scaloni, que tuvo mayor rapidez en las transiciones y mayor profundidad en general. Prueba de ello fue que a los 11′ Paulo Dybala sacó un remate en diagonal que se fue desviado por muy poco.

Posteriormente, el mismo Dybala participó en una enorme jugada colectiva y sacó un potente remate a la entrada del área que encontró una notable reacción de Bravo, que la manoteó a un costado (23′).

En el fondo, Chile resistió eso sí de muy buena forma con una actuación consagratoria de Paulo Díaz, que alejó el peligro de forma constante en un buen tándem con Sebastián Vegas. Sin embargo, la ‘Albiceleste’ (que jugó de negro) tuvo un cabezazo desviado de Lautaro Martínez (35′) y un remate desviado por poco de Lo Celso (43′), que saldría lesionado por un planchazo al tobillo de Charles Aránguiz, quien se salvó de la expulsión.

Cerca del descanso vino la única chance de La Roja en todo el primer tiempo, con un remate de Aránguiz que tapó de buena forma el portero Agustín Marchesin tras una buena jugada colectiva de Opazo y Pinares. Alexis Sánchez, el capitán y máximo referente en ataque, no pudo generarse ocasiones ni dar pases de peligro, evidenciando su falta de fútbol.

CHILE MEJORÓ EN EL COMPLEMENTO

En el segundo tiempo La Roja entró con una actitud virada y en algo aportó Diego Rubio, que entró por un opaco Ángelo Sagal (en uno de los cuatro cambios de Chile) y sacó un enorme remate a la entrada del área que pasó desviado por poco del arco de Marchesin (87′).

Más adelante Vegas tuvo un cruce espectacular ante Lautaro Martínez cuando se iba solo (54′) y luego Tagliafico cabeceó desviado en un córner (56′). Ante la premura, el DT Rueda decidió el ingreso de Tomás Alarcón por un bajo Claudio Baeza y el joven de O’Higgins, al menos, mostró personalidad y buen pie en la zona media.

Luego el combinado nacional tuvo la más clara del partido, con un César Pinares que levantó su nivel en el complemento y sacó un potente disparo que reventó el travesaño (60′) tras pase atrás de Eduardo Vargas, quien no se vio conectado en general.

De hecho, más adelante entró Diego Valdés por Vargas (66′) y el volante no pudo mostrar su capacidad. Es más, Argentina casi anota con un elegante pase de Lucas Alario para Lautaro Martínez, que entró solo y no pudo ante un notable achique de Bravo (69′). Todos pedían offside, pero Opazo se había quedado enganchado por izquierda.

Cerca del final entraron Ignacio Jeraldino por Pinares (81′) y luego Igor Lichnovsky por Aránguiz (87′) para intentar cerrar el partido. Argentina estuvo cerca del gol, pero Martínez Quarta mandó su cabezazo al travesaño (84′) luego de un córner y, por último, Bravo atrapó otro cabezazo en tiempo de descuento (90+1′).

RS/lv

Dejar Respuesta