Compartir

En una jornada marcada por el sorpresivo control de dopaje realizado por FIFA en “Juan Pinto Durán”, el cuadro nacional se enfoca definitivamente en el duelo clave de este martes por Clasificatorias.

Por: Alfonso Zúñiga Catalán

A las 11 de la mañana de este domingo debía comenzar la jornada de entrenamientos en la Selección Chilena; sin embargo, a las puertas del Complejo “Juan Pinto Durán” llegaron personeros de la FIFA para realizar un control de dopaje sorpresivo, esto de cara a la participación nacional en la próxima Copa Confederaciones Rusia 2017.

Esta situación provocó un atraso en el inicio de los trabajos, los cuales se reanudaron tras esta visita, y de inmediato el técnico Juan Antonio Pizzi comenzó a vislumbrar alternativas para el duelo de este martes (19:00 horas) ante Venezuela, en el Estadio Monumental.

La destacada vuelta de Arturo Vidal a la oncena estelar se sumará a la posibilidad de que Jorge Valdivia pueda ver acción desde el primer tiempo, lo que provocará dos cambios respecto de la formación que jugó en Argentina, con las salidas de Pedro Pablo Hernández y Francisco Silva.

Aunque durante la jornada se trabajó a opción de no contar desde el inicio con el valor de Al Wahda, y mantener al “Gato” para la zona de contención, acompañando a Charles Aránguiz, y dejar a la figura del Bayern Munich como el enlace.

De esta forma, salvo las dudas en el mediocampo, el resto de la formación se ratificará en las próximas horas con Claudio Bravo en el arco; Mauricio Isla, Gary Medel, Gonzalo Jara y Jean Beausejour en defensa; más José Pedro Fuenzalida, Eduardo Vargas y Alexis Sánchez en el ataque.

Tras la práctica, el equipo queda concentrado desde hoy en el complejo de Macul, pensando en el juego clave para sus pretensiones de llegar a su tercera Copa del Mundo de manera consecutiva.

Dejar Respuesta