Compartir

Mejorar todo es muy difícil. Debiese existir un trabajo mancomunado entre la ANFP y clubes, en la que se le forme como persona íntegra, se le brinde educación y no interese solo su rendimiento deportivo, tomando en consideración que de 30 jugadores llegan uno o dos a los primeros equipos.

Por David Contreras

Mientras la selección adulta ya jugó sus primeros partidos de las clasificatorias para el mundial de Rusia 2018, y todo Chile está pendiente de las atajadas de Claudio Bravo, de las recuperaciones de Gary Medel, de las asistencias de Arturo Vidal y de los goles de Eduardo Vargas y Alexis Sánchez.

Pero existe una selección, donde por ahora, no hay lujos más que los que se puedan hacer en el terreno de juego. Rodeados de droga, pandillas y riesgo social. Los jugadores de la Selección Sub 17 buscaran olvidar su ambiente familiar y lograr un título que Chile nunca ha obtenido. Lo más cerca que se estuvo fue en 1993 con el tercer lugar en el mundial de Japón con Manuel Neira, Sebastián Rozental, Dante Poli, Frank Lobos, etc.

Miguel Ponce en julio de este año, cuando comenzó su proceso, a solo meses del mundial dijo: “Tenemos la obligación de ser protagonistas del mundial”.

Es entendible la frase declarada por el entrenador nacional. ¿Se imaginan dijera lo contrario lo que produciría en los medios, directivos y por sobretodo en sus dirigidos? Sin embargo veamos lo que le ofrecemos a esta selección para que el “seamos protagonistas del mundial” empiece a ser una realidad.

A comienzos de 2015 en la ANFP tomaron la decisión de organizar el nuevo Campeonato del Fútbol Joven organizado por zonas. Lo bueno es que, al ser por zonas, se ahorra grandes viajes por conceptos de traslado, lo malo es que se pierde competitividad al enfrentar a equipos como San Antonio Unido con diferencia de gol de -51 goles en la Serie 15, de -56 goles en la Serie 16, -50 goles en la serie 17.Y -40 en la 19.

O equipos como Municipal Mejillones o Maipo Quilicura que no habían tenido anteriores participaciones en el futbol joven y en su primer año juegan en la división de honor. Sumado a que han existido partidos que han sido programados el dia jueves por la tarde, lo que no permite a entrenadores realizar una mejor programación semanal.

Otro de los componentes es la familia, lamentablemente para mí uno de sus peores aspectos. Cuando el chico juega durante los fines de semana el apoderado tiende lamentablemente a adueñarse de distintos roles que no le competen. El apoderado o padre toma los roles de padre – hincha – DT. Dando instrucciones que provienen de personas no vinculadas al fútbol, que no saben que lo que al único que les genera problema es al chico. Ya que les genera confusión y un futuro mal rato en la casa o en el camarín cuando el padre o DT les pregunten por que hizo lo que hizo.

Y por último está lo social o su entorno. Ya que en su población o barrio se transforma en una especie de vedette o incluso en algunos casos un prostituto de partidos de liga amateur donde te van a buscar los más choros para que juegues por su equipo a cambio de plata, droga o simplemente “protección”.

Mejorar todo es muy difícil. Debiese existir un trabajo mancomunado entre la ANFP y clubes, en la que se le forme como persona íntegra, se le brinde educación y no interese solo su rendimiento deportivo, tomando en consideración que de 30 jugadores llegan uno o dos a los primeros equipos y si la generación es buena llega el 10%. ¿Y el resto a que se dedica? ¿Cómo surgen?

Hay clubes que les dan educación obligándoles a que saquen cuarto medio y a algunos los sacan de su barrio y les pagan pensiones o piezas que arriendan para dejar un poco de lado su ámbito social. Y por supuesto la ANFP en lo que es el futbol joven debiese mejorar la coordinación con clubes y definir con los clubes un mejor campeonato, entiendo y me parece excelente que se quiera fijar un torneo por zonas, pero el juntarlos a todos hace que se pierda competitividad. Lo mejor que tiene las divisiones es que divide por nivel de competencia. A ningún equipo le sirve ganar 18-0 o perder 18-0. Por todo lo anterior Chile en el área de futbol joven a nivel nacional no ha hecho los merecimientos para pasar la fase de grupo.

De todas formas, hágase una buena invitación y vaya solo o con amigos o familia a ver partidos del Mundial. Vienen muy buenas selecciones y jugadores. En Chile Zacarías López (arquero) de San Marcos de Arica; Juan José Soriano y Diego González, defensas de Universidad Católica y O’Higgins; Brian Leiva y Rene Melendez (volantes) de Universidad Católica y de Audax Italiano; y Luis Salas y Gabriel Mazuela (delanteros) de Colo-Colo y Universidad de Chile.

Acá el calendario de los partidos:
Calendario Sub 17

Dejar Respuesta