Compartir

Por Gonzalo Querol

Chile y Perú otra vez frente a frente, como ha ocurrido en partidos amistosos, por eliminatorias, Copa América, Tribunal Internacional de la Haya  y lamentablemente también en la guerra.

Dos países y muchos conflictos, así ha sido la historia entre Chile y Perú.  Dos estados hermanos que desde su génesis se han visto envuelto en disputas, que abarcan terrenos tan opuestos como la política, el fútbol  o la propiedad exclusiva de una bebida.

¿Dónde se creó el pisco sour, en Chile o en Perú? ¿Por qué dos países poco después de independizarse, se declaran la guerra? ¿Por qué en la actualidad un país demanda al otro en una corte internacional? Seguramente las respuestas a estas preguntas, variarán dependiendo del lugar físico donde se respondan. Cada país, cada historiador, analizan la situación desde el punto de vista que más les convenga, aquí cabe como anillo al dedo la famosa frase “que la historia la escriben los ganadores”.

Por lo pronto, ambos países se verán nuevamente enfrentados, pero en la batalla más linda de todas, la que se disputa en un campo de fútbol, en la que no hay amenazas, insultos, golpes, discriminación ni malas intenciones… bueno no lo debería haber. Alguna vez Nerón dijo: “pan y circo para el pueblo”, el fútbol es eso, diversión y distracción, algo usado en otras ocasiones por el poder, para desviar el foco de atención, por eso ya se habla de una nueva edición del Clásico del Pacífico. Lo que suscitan los medios de comunicación es un partido aparte y muchas veces hacen caer en la provocación y generan una predisposición en las personas. Desde que la selección peruana, derrotara a Bolivia, la prensa de aquel país comenzó a realizar una campaña anti-Chile, desde los característicos memes, a portadas y titulares demasiado mordaces. Los medios son los que tiran el anzuelo y los jugadores lo muerden, Juan Vargas, Paolo Guerrero y Claudio Pizarro, tres de los jugadores más experimentados del plantel dirigido por el argentino Ricardo Gareca, han realizado controvertidas declaraciones. El volante de la Fiorentina menospreció a las figuras de La Roja, el autor del hat-trick ante Bolivia afirmó: “Chile es un rival difícil solo porque juega en casa” y el eterno capitán peruano habló e hizo demasiado hincapié, en que el arbitraje esté a la altura de las circunstancias.

Sin duda, el partido por las semifinales de la Copa América, entre chilenos y peruanos no será uno más, ningún encuentro lo ha sido nunca, pero esta vez en el Clásico del Pacífico, estará en juego el paso a una final continental, una final que todo el pueblo chileno espera poder llegar y ganar, para así celebrar un título que ha sido esquivo por casi un siglo. Mientras que los incaicos buscan pasar a una final de Copa América por primera vez en 40 años, dejando en el camino a su mejor enemigo y enfrente de toda su gente, esto supone ser un aliciente y una motivación extra. De esta forma, se sumará una nueva hoja y dependiendo de como se dé todo, quizás hasta un nuevo capítulo, a esta histórica rivalidad, entre dos muy malos vecinos.

Dejar Respuesta